lunes, 10 de febrero de 2014

La buena vida


Paulita en Valdemorillo (El Rincón de Ordóñez)


Dejó escrito Julio Cortázar que confundimos lo actual con lo moderno. Esto, de una indeleble y poderosa vigencia en el mundo de los toros,  es un poco lo que nos pasa con lo reciente,  sea una corrida o una película: siempre recordamos lo inmediato como si fuese lo mejor.
Cuando uno bucea en la filmografía de David Trueba sabe que su peli redonda es “La buena vida”, que fue la primera, y no “Vivir es fácil con los ojos cerrados”, que es la nueva. Y aunque  el orden de los tractores no altera la cosecha, no acota lo mismo “fácil” que “bueno”.
Aun a sabiendas que Valdemorillo no es la final de la SuperBowl, conocedores como somos de que en estas fechas tira más el mono de ver toros que la seriedad de mantener el  listón de la exigencia –algunos lo tienen a ras todo el año, porque si hay taurinos que ponderan la estética sobre la ética se dice, y no pasa nada. Siempre hay granadas que, según en la trinchera en que te pillen, o silban o estallan.
Vivir es fácil para Tomás cuando lidia toros albahíos y charrengues, silletos y de espuria viga, azafrán del campo bravo, imposible de encontrar ya en casi ningún rincón, y una clá de cuatro piraos te sigue por España allá donde lidias, esperando que salga algo de casta –que no está saliendo, pero por falta de selección, no por su inexistencia- pero es difícil cuando un torero como Perera rezonga que es imposible lidiar eso, que ni oportunidad ni nada, y los tuiteros le hacen los coros.
Vivir es fácil para Paulita cuando le corta dos orejas a un toro en un gache  de tercera, pero es difícil cuando has tenido que venir a Valdemorillo a susurrar a los taurinos porque de los alaridos de puertasgrandes con victorinos en Huesca  no llega ni el eco. 
Vivir es fácil para Ana Romero cuando puede lidiar toros con casi seis años, toros que se iba a comer con papas fritas, y no pasa nada si están escobillados o zambombos, porque el salvoconducto de ser santacoloma justifica casi todo. Pero es difícil cuando en realidad tenías que lidiarlos en Zaragoza hace cuatro meses, y te hacen tener los toros 28 horas en un camión (Pereda en cuatro horas, desde Huelva,  tenía una corrida de sustitución en La Misericordia ¿?)  porque no hay corrales libres. Quien mejor ha visto esto ha sido José Ramón Márquez, que firmaría  antes de que empiece la temporada venteña  que sólo la mitad de las corridas que tenemos este año por delante fuesen como ésta. 
Vivir es fácil para Zalduendo , que en 2013 su corrida, entera, fue rechazada  en Valencia, pero es “difícil” cuando este año como premio te vuelven a repetir en Valencia, a ver si te la vuelven a echar para atrás.
Vivir es fácil para Javier Castaño cuando la gente peregrina por verle con su lidia integral y su respeto por los tres tercios. Pero es difícil cuando tu cuadrilla te come el arroz y se lleva más  aplausos  que tú ( como argumenta  David El Toro de la Jota, el Patillas fagocita ya a Adalid, en majeza y exposición dando todas la ventajas al toro;  si hasta Marco Galán se desmonteró después de su brega!!).
Vivir es fácil cuando uno se pone a escribir con la premura con la que se puso a correr Forrest Gump, sabiendo que detrás te van a seguir 5.000 followers, hagas lo que hagas, escribas lo que escribas, ataques a quien ataques. Vivir es difícil cuando en tu blog sólo entran los cuatro amigos de Zaragoza que se hicieron en un día 360 kilómetros de ida y otros 360 de vuelta para comer contigo y ver a Paulita, y volver de madrugada leyendo que las orejas se las dieron por el autobús en el que tus amigos maños volvían sin dormir a su casa.

La vida es fácil, cierto. Según quién te la cuente.


3 comentarios:

  1. Buenos dias, yo, que le he leido, no ma quedao muy claro si usted quedo satisfecho con los Ana Romero o no. Le agradeciria que lo aclarara. Y de Paulita, pues yo lo vi una vez en Orthez y me parecio nefasto , horroroso , pata atras y megapico, pero con el caote parecia otro. Y me alegra que haya un norteño que pueda y quiera. Asi que nada , si a usted le parece bien aclarar, agradecido.
    un saludo.
    Kaparra

    ResponderEliminar
  2. Buenos días, Kaparra. Gracias por pasarse por aquí, le sigo de verle en otros blogs comentar también. Pues el texto este del post más que una crónica es un escrito para los cuatro amigos que no pudieron ir y para los cuatro que sí que vinieron y con los que pasamos un gran día, y recalcar que la verdad es igual de importante cuando te leen 5.000 desconocidos como 4 amiguetes. Ahora como hay un atril a disposición del que lo quiera, aunque algunos tengan un púlpito cerca de un altar, nosotros nos cogemos una caja de botellines vacía y nos subimos encima a contar a estos cuatro buenos amigos lo que nos pareció la jornada.
    En el contexto y la época del año que nos encontramos - plaza de tercera, inicio de temporada- a mí la tarde de Ana Romero me entretuvo bastante (no así la novillada del Viernes): vimos buenas lidias y bregas con los toros de Castaño y a un Paulita que se notaba que se jugaba más (contratos) que sus dos compis de terna. A mí si los toros están escobillados o no - en los tendidos el debate era si venían así o se lo habían hecho derrotando en las talanqueras durante el encierro- me es algo secundario cuando en San Isidro eso lo vemos casi todos los días, sin encierro mañanero. El juego, siendo dispar, tuvo teclas que tocar, y de presentación, incluso fuera de lo que es santacoloma, no me parece descabellado comparaddo con otras plazas de primera.

    Resumiendo, que fue un gran día de y para aficionados, que me doy con un canto en los dientes si siempre fuese así.

    Lo dicho, Kaparra, un placer, y a ver si coincidimos por esos tendidos de Dios.

    un saludo,

    Óscar

    ResponderEliminar
  3. Que asi sea Oscar, y gracias por contestar. Un saludo.
    Kaparra

    ResponderEliminar